Experimento

No me han robado abril, ni me dejé el alma en un tintero, no se han reído las musas de mí, ni tuve un amor de invernadero. En verdad, por no tener no tengo, ni la ilusión ni un sueño. Y navego por el Mediterráneo, con un levante otoñal, en la primavera de mi ocaso.

La nitroglicerina no explotó en razones, haciendo mal al elevar tensiones. Y la bruja con tacón de aguja, me hizo a mí víctima del desamor. Porque entre el cielo y el suelo hay algo, me pregunto cómo pudiste hacerme esto a mí. 

La calle no estaba desierta, ni era la noche ideal, pero el golpe certero acabó con mi bienestar. Si me vienes hablando de amor, recuerda que me gusta ser una zorra. Y aunque te busque en Groenlandia, y llegue volando hasta el espacio exterior, no sé por qué aguanto a esta gente. Porque tan solo quiero tu calor, brille el sol o no.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Relato corto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s