El tiempo de un beso

Me preguntas si he olvidado las noches que pasamos juntas. No, no las olvidé, ¿cómo deshacerme de los mejores momentos que he vivido? Es cierto que no soy capaz de recordar cada detalle, mi memoria no es lo que era, pero te prometo que intenté atesorar cada segundo, cada instante, cada caricia. Aún soy capaz de recordar el olor de las flores que nos acompañaban por el paseo, la hierba recién cortada, la fascinación que me provocaba la fauna del lugar.

¿Y de ti? De ti recuerdo la primera vez que te vi. ¿Nos dimos solo dos besos o conseguí abrazarte? Yo estaba alterada. Normalmente hubiera permanecido en silencio, asustada por todos aquellos sentimientos que afloraban en mí. Pero no, empecé a hablar como si algo me hubiera poseído. Tú apenas me mirabas, y yo intenté por todos los medios que mis ojos no se apartaran de ti, sin importarme qué ibas a descubrir en ellos.

Un trayecto largo en coche. No sabes lo que hubiera dado porque cogieras mi mano. Un gesto tan simple, hubiera martilleado todos mis muros. 

Recuerdo que me llevaste a ver el mar. No sé qué tiene para llevarse todas las preocupaciones, y llenarme de paz. Te tenía a mi lado, podía haber dicho o hecho algo para que esa distancia infinita desapareciera. Pero fui muy cobarde. Sabía que el hecho de tan solo rozarte en público te pondría nerviosa.

Por fin a solas, pero aun estando a menos de un metro, no te sentí cerca, no pude tocarte. Dices que esa noche, cuando te fuiste, deseaste darte la vuelta y pedirme un abrazo. Ojalá lo hubieras hecho, porque me moría sin ti entre mis brazos. Sé que me quedé quieta, en silencio, pensando que lo que yo sentía no era compartido. No sé el tiempo que permanecí inmóvil, pensándote, sosteniéndote sin tú estar presente.

Por las mañanas, me levantaba corriendo. ¿Cuánto dormía? ¿Dos horas? No importaba, te tenía a unos minutos, y eso me bastaba para llenarme de energía. Me duchaba sin haberme bebido el café. Luego, me sentaba en la terraza, a contemplar el amanecer, mientras sorbía aquel brebaje que se parecía más a agua sucia que a un delicioso brebaje. Aquel momento idílico no lo era porque tú no estabas allí conmigo. Entonces sonaba la puerta, y mi corazón latía tan rápido que llegaba hasta ti antes que mi cuerpo.

Conversaciones, risas, la extraña sensación de que no querías ni rozarme, tus disculpas, las mías, las miras esquivas, los ojos en el mar, los silencios, lo que callabas, el calor, el frío, el sol, la lluvia. Todo lo teníamos cada día. Todo menos unos besos que el tiempo nos robaba. Pero ese ansiado momento también llegó. No como lo esperaba, no fue un acto espontáneo, no nos lo dimos cuando nuestros cuerpos se unieron tiempo antes, no, algo nos hizo esperar. Recuerdo tu mirada, huidiza, asustada. Recuerdo que mi cuerpo temblaba ante una posible negativa. Pero no fue así, y las ganas, esas ansias corrosivas que nos persiguieron durante mucho tiempo, se fundieron en nuestros labios. No hubo chispas, ni fuegos artificiales, no hubo nada que nos distrajera de ese momento. Sentía tu respiración agitada. Disfruté de aquel momento durante meses, aunque solo fuera un recuerdo. Porque esa noche no te besé una vez, es que aún no he dejado de hacerlo, y vivo en el bucle de tus labios, perdida en un vórtice del que seguramente debiera salir, del que mi cabeza dice que huya, pero, no puedo, quizá porque no quiero.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Relato corto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s