El fuego

La luz que se apaga, lo hace ya sin ganas. Veo cómo oscila la llama, cómo va perdiendo la intensidad que un día le dimos. Del rojo más ardiente, pasó a un naranja marchito, casi pajizo, como los campos de trigo que separan nuestras mentes.

Cubro la vela con mis manos, intentando no perderte, que dejen de tambalearse los cimientos de algo que fue nuestro. Pero creo que al estrujarla, le he robado el oxígeno, y va reduciendo su fuerza.

Alzo las manos, quizá la distancia haga que la llama se reavive. La miro de reojo, desde otra habitación. Ella sigue con su baile, quizá el último antes del adiós.

Me acerco suavemente, quizá si me siente cerca, tome la fuerza que juntas tuvimos, pero no lo haces, no lo hace, y sigue aminorando la intensidad con la que nos ilumina.

Una corriente de aire hace presencia en la escena. Tiemblo, veo como ese fuego se vuelve fuerte y débil al mismo tiempo. Recupero por un segundo la esperanza, quizá el combustible aéreo logre reactivar lo que se está muriendo.

Cuán equivocada estaba, pues no fue nuestro aliento, quizá alguna extraña soplara en nuestro terreno.

Ya se ha apagado la vela. La habitación en penumbra, y yo sentada al filo de la puerta. Sigo mirando la oscuridad, el lugar dónde se hallaba nuestro fuego, pero ni un resquicio queda de aquello que nos hizo arder por dentro.

Meses me he pasado mirando a un infinito incierto, meses contemplando solo mis recuerdos. 

Alguien llama a mi puerta. No quiero abrir, no quiero que se cuele más viento, pero me dice que trae dos velas, una para nosotras y otra de repuesto. No sé si dejarla entrar, no sé si debo, aún miro la vela que compartimos en su momento.

Opto por usar solo cerillas, quizá unas llamas que se consuman rápido te saquen de mi vida. Y van cayendo los fósforos al suelo, y voy viendo cómo arden un solo momento. Pero no te olvido, aún te recuerdo. Quizá no necesite una vela, y sí un incendio.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Relato corto. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s