En las orillas del Mar Rojo. Capítulo 13

“Nuestra actuación en la cama”. Aún no me había hecho a la idea de que Carmen estuviera en lo que yo había considerado mi lugar de retiro, sino que, además, tachaba uno de los momentos íntimos más públicos que tuvimos como una actuación. Esa no era la Carmen que mi mente recordaba, esa no era la reacción que pensé que tendría al volver a verme. Había imaginado ese momento mil veces, y en todas se incluía, al menos, un abrazo.
Llegaba la hora de la entrevista, y, aquella “desconocida”, se sentó a mi lado, luciendo una sonrisa falsa, echándome el brazo por encima, dándome unos ánimos que sonaban casi tan vacíos como ella.

– ¿Fue difícil enfrentarse a la escena de cama?
– No, en absoluto -contestó Carmen-. Sandra y yo ya habíamos trabajado juntas, y somos muy amigas, aquello fue como cambiar la complicidad de irnos a comprar ropa, por el roce de nuestra piel -qué comparación más poco acertada.
– Distintos sectores han tachado la película de machista y de no aproximarse a la realidad, ¿qué opinión tenéis al respecto?
– Bueno, que no hayamos vivido situaciones así, no implica que no haya mujeres que decidieron en un momento de su vida, experimentar con una amiga los juegos de cama.

Yo estaba allí de adorno, la capacidad de Carmen por acaparar las cámaras era infinito, y sus respuesta, terminaban siendo puñaladas hacia mí.

– Sandra, ahora que Carmen se ha vuelto una figura muy importante en las pantallas americanas, ¿cómo te sientes al haber tenido a una de las mujeres más deseadas en una cama y haberla besado?

Esa pregunta estaba fuera de guión. Miré a Carmen, intenté ver en ella algo que me hiciera recordar lo que un día me enamoró, pero no hallé ni un ápice de esa inocencia que nos encandilaba a todos, pero me volví a topar con sus dientes exageradamente blancos.

– Supongo que ahora soy una mujer muy envidiada -su risa casi me desconcentra de mi labor-. Carmen es una profesional, y como tal, sus besos lo fueron, al igual que los del resto del reparto.
– La gente lo que quiere saber es, ¿qué tal besa Carmen?
– No tengo queja.
– ¿No vas a mojarte?
– Carmen logró que hasta las escenas más difíciles, como las de sexo, fueran algo divertido. Entre tomas, ella hacía bromas, y me perseguía por el plató, diciendo que añoraba mis besos. Ella sabe lo vergonzosa que soy en ciertos aspectos, pero su humor lo volvía todo mucho más fácil -esa era la típica respuesta ante una pregunta que no quieres contestar.
– Siempre has sido muy protectora con tu vida privada. Por aquel entonces, se rumoreaba que mantenías una relación con Joseba Fanjul. ¿Crees que el hecho de rodar estás escenas puede afectar a las relaciones personales?
– Los rumores son sólo eso. Joseba es un hombre extraordinario. Pero, si le molestó, deberían preguntárselo a él. Mi trabajo puede incluir escenas más sexuales, y mi pareja debe entender que es sólo trabajo.

Las preguntas se tornaban cada vez más personales, hasta que la tal Marisol se cansó de mis evasivas y pasó de nuevo a Carmen, la súper estrella. Esta no tuvo ningún reparo en hacer entrever que estaba con un actor de moda entre las adolescentes.

– ¿Se oyen campanas de boda?
– Uis -dijo sorprendida, como si no hubiera dado pie a que se hablase de su romance-, yo no digo ni desmiento nada. Zack es maravilloso, y estoy deseando que conozca España.

Bla, bla, bla, y más bla. Carmen se había vuelto una idiota. Nunca fue muy feminista, pero hablaba de ella misma como un ama de casa entregada, esperando a su marido con las zapatillas en una mano y una copa de coñac en la otra. No me podía creer todo aquello. Podía haber cambiado, la fama podía haber convertido a una persona dulce en una zorra, pero hay algo que nada puede cambiar, y es tu sexualidad (lo sé por experiencia) y ella es lesbiana, aunque esté fuera de guión.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en En las orillas del Mar Rojo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s