¿Amigo o enemigo?

Según la RAE, fuente que a mí cada día me disgusta más, se define al amor como “sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”, entre otras acepciones. Según la Química, hay un sinfín de hormonas y descargas eléctricas a nivel neuronal, pero ni ellos mismos se aclaran. Durante el Romanticismo, el amor era igual a sufrimiento, a un sentimiento desmedido que terminaba con la muerte de uno o ambos amantes. Pero, ¿qué es para cada una el amor?
Nos han vendido, desde el sector cinematográfico, la idea de un amor idealizado, en el que ambas partes, siendo conscientes o no, luchan y esquivan barreras, para terminar con un dulce y ansiado beso, una música ñoña y un fundido a negro. Pero, ¿te has preguntado qué pasa con esa pareja después? Hace no mucho, tuve el placer de contemplar cómo veía un artista el “se comieron perdices” de las Princesas Disney, sin duda, una nueva manera de ver que el Príncipe Azul ha echado barriga y Blancanieves estaba hastiada con tanto churumbel colgando de ella.
Cuando somos adolescentes, creemos en un amor eterno, infinito, que escala montañas, que seca océanos. A medida que vamos creciendo, ese concepto romántico puede permanecer, pero, en la mayoría de los casos que conozco, no es éste el caso, y el amor termina siendo un contrato más de nuestra existencia, tú llegas a casa, ella te espera, te da un beso, y con algo de suerte, le interesará algo cómo te sientes y no sólo que hay que llenar la nevera de alimentos, y con ello, la odiada visita al supermercado.
El amor, pues, nos elimina nuestra parte individual, y nos hace compartir hasta la ropa interior. ¿Y qué tiene de malo disfrutar de la vida en solitario? Se tiene familia, se tienen amigos, se pueden tener rollos de una noche que alivien el exceso de hormonas, pero, ¿por qué queremos compartir cada segundo con una persona? La verdad, yo no lo entiendo. Quizá porque no me gusta ceder, porque adoro mi espacio personal, porque me gusta salir y entrar ahorrándome explicaciones… Eso no quiere decir que no haya sentido amor, pero, ¿quién me dice que no era un miedo a pasar mi vejez sola? Quizá no fue así, pero eso ya es pasado.
Alguien a quién aprecio mucho, me ha pedido que no me niegue la capacidad de amar, porque es como estar muerta, pero, ¿no es morir cada vez que te sientes defraudada por esa persona que supuestamente te amaba? Y vas saltando de dolor en dolor, de decepción en decepción, con lo fácil que es sentir el cariño de una noche…
Supongo que habrá muchas que no estén de acuerdo, que sigan pensando que el amor es lo más hermoso del mundo (el amor romántico, que con el resto no me he metido). Y a esas mujeres, les doy mi enhorabuena, porque son seres valientes, y les animo a seguir luchando de la mano con su pareja, porque, quizá algún día, sea eso lo que yo quiera vivir, y como todo ser humano, necesito modelos sociales.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Relato corto. Guarda el enlace permanente.

4 Responses to ¿Amigo o enemigo?

  1. “Amor”, pensarlo desde la definición de la RAE no me alienta en lo absoluto… para mi amor, proviene de “Amar” el cual es un verbo que indica una acción, no un sentimiento. Amar es una decisión, un compromiso continuo, es entregarse más allá de los resultados, es tomar riesgos, es ceder parte de tus espacios personales, es abandonar miedos, es aceptar desafíos, es crecer junto a esa persona especial en tu vida. Amar es la entrega sin esperar nada a cambio, sin pensar que todo será color de rosa; es una acción que se debe construir día a día y reafirmar día a día. Resultando de esa acción el “amor”, pero no como sentimiento, no como un amor idealizado, ni como un amor eterno o infinito, sino como un amor real, con sus pro y sus contras. Un amor que nos hará reír y llorar al mismo tiempo, pero que nos ayudará a crecer y a entender la vida tal cual es.

    Ese amor nacerá solo cuando sea el momento indicado….!

    Cada día disfruto mas de leerte.!! Abrazos desde latitudes sur.. 🙂

    • remendona dice:

      Vaya, me has dejado impresionada con tu disertación del amor.
      Solo un apunte, odio el rosa, así es que me alegro de que la vida no sea así.
      Sin duda, yo disfruté leyéndote. Muchas gracias por ese punto de vista tan bonito y emotivo. Nunca me planteé amar como una acción. Quizá sea un buen momento para hacerlo.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s