Piedras en el camino

Todos cometemos errores. Unos son simples tropiezos en el camino, otros nos enseñan en quién no debemos confiar, y otros, son tan sumamente graves, que no tienen solución. Seguro que si pudiéramos tener un reloj mágico, cada una de nosotras elegiría un momento de su vida que poder enmendar. Unas optarían por elegir otra carrera, otras por haber aceptado aquel patético puesto de trabajo, otras por no haberse metido en una hipoteca con la que ahora es su ex, otras por haberse atrevido a hablar a aquella chica que estaba detrás de una barra. Hay miles de posibles errores que hemos cometido, y todos ellos nos han llevado a un camino distinto, mejor o peor, pero distinto al que teníamos en mente.
Yo también cometí un error. Tú. Tú fuiste mi mayor error, ese momento que destriparía en mi memoria, y que jamás podría volver a retomar. Y no sólo lo cometí una vez, sino cientos, una por cada vez que te besé, por cada uno de los orgasmos que arranqué de tu pecho, por cada sonrisa que te brindé, por cada segundo que lo dediqué a pasar a tu lado. Leyendo esto se puede pensar que me abandonaste y ahora solo soy un animal herido, pero no fue así, ¿no lo recuerdas? Fui yo quién, en un acto totalmente consciente, me aparté de ti. Estaba hechizada por un embrujo diabólico del que no sabía escapar, porque ni era consciente de ser presa de él. Pero un día, el cielo se abrió ante mis ojos, y esa mujer tan bella que me miraba desde unos ojos verdes, se tornó oscura, fría, rabiosa. Fue como quitarle la máscara a un disfraz de carnaval, te despojé de esa imagen que vendías como bendita, para hallar a un ser despreciable.
Quizá me sienta idiota por no haberlo visto antes, o quizá sí lo hiciera. Sí, lo hice. Lo vi en un destello según te conocí, pero algo me arrastraba a tus brazos, un ente más poderoso que mi propio raciocinio. Un pasado demasiado común nos unió. ¡Qué imbécil! Me creí cada una de tus indescifrables historias. ¡Qué bien se te da alterar la realidad y volverla a tu gusto! No es que yo sea un ser inocente, no lo soy, y por supuesto soy culpable de claudicar ante ti.
Poco a poco, esa parte racional me fue abandonando, quizá perdida en algún viaje o en un momento que consideré especial. Vi las señales y las ignoré, no podías ser así, nadie puede albergar tanta maldad, era imposible, o eso creía, porque, sin duda, eres peor de lo que fui capaz de concebir.
Y aún te preguntas por qué me fui. La respuesta no es otra que “¿por qué no lo hice antes? Yo que quise beberme la vida a través de tus labios, que abandoné mi propio ser a merced de tus deseos, que me vi envuelta en sábanas de seda que terminaban ahogándome.
¿Por qué me fui? Porque no eres, ni serás nunca, lo suficiente para mí.

20140128-205516.jpg

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Relato corto. Guarda el enlace permanente.

6 Responses to Piedras en el camino

  1. Marta dice:

    Dios! E r e s m o r t a l !!
    Cada vez q escribes apuñalas con la verdad y bajas del pedestal la realidad…
    Como si el ahora borrase la estela y solo queda eso, nada. Súper intenso! me ha fascinado.

  2. Alicia. S. dice:

    Walaaaa realmente los pelos de punta. Por como escribes, si. Pero también quizás por lo identificada que me puedo sentir hacia lo que dices y esos ojos verdes… Sin palabras.

    • remendona dice:

      Buenas tardes, Alicia. S.
      Por una aparte me alegra que el relato fuera lo suficientemente veraz como para que te sintieras identificada, pero, por otra, lamento que te hayas visto en esa situación.
      Muchas gracias por pasarte.
      Un saludo.

      • Alicia dice:

        Bueno, todos alguna vez nos equivocamos. Yo lo hice, pero también aprendí de ello. “No es malo equivocarse, tropezar con la piedra sí.”
        Un Saludo Remendona! Seguiré tu blog!

      • remendona dice:

        Buenos días, Alicia.
        Tienes razón, se aprende más de los errores que de los aciertos.
        Espero seguir viéndote por aquí.
        Muchas gracias por leerme.
        Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s