Olvidando la vida. Capítulo 38

La pared era lo único que sostenía nuestros cuerpos. Me vi vencida sobre ella, besando su cuello, y escuchando cómo su respiración se aceleraba. Mónica había tenido la pésima idea de llevar falda ese día, y mis manos, demasiado resabidas, escalaban por sus piernas con la intención de descubrir secretos que sólo deben ser desvelados en la intimidad. Mi boca se secaba, y ella la humedecía con su lengua. Era tal el calor que sentía, que creí explotar. No sabía si se podía tener un orgasmo solo con besarte con alguien, pero que aquello se acercaba demasiado. Poco a poco, la gente iba desapareciendo, los ruidos se disipaban y solos sus brazos me sostenían en el suelo.
Un golpe seco me sacó de aquel letargo tan placentero, llevándome de nuevo al bar oscuro y lleno de gente en el que me hallaba. Me giré sin saber qué era aquello que perturbaba mis ganas de Mónica, y me di de bruces con Isa. Su cara expresaba un enfado supino.

– ¡Fuera! ¡Ya!

Me disculpé con Mónica, que aún se encontraba extasiada, y salí. Por una parte sabía que era por eso por lo que todo había comenzado, pero algo en mí no dejaba que olvidara los labios de Mónica, su tacto en mis manos, su respiración en mi cuello.

– ¿Crees que puedes seguir con tu jueguito de desmemoriada y que yo no voy a enterarme?
– Isa…
– Tenemos un acuerdo. Tú eres mía, y no vas a tocar a nadie que no sea yo. Suficiente tuve con aguantar que te follaras a la zorra extranjera. ¡Me prometiste que no volverías a hacerlo!
– Lo sé, pero esta chica me gusta.
– ¿Y? Eres mía. A lo mejor es que ya te da igual que todo el mundo lo sepa. ¿Quieres eso?
– Isa, por favor, no…

La verdad es que me importaba una mierda lo que ella pudiera saber de Helena Uno, pero debía continuar con mi papel y lograr que ella dejara de extorsionarme. Estaba loca, de eso no hay duda. ¿Quién retendría a una persona en una relación sin sentido?

– Isa, déjame esta vez, por favor.
– ¿Estás tan cachonda que te da igual todo? No te pienso dar permiso para que te folles a otra. Me vas a follar a mí.

Su voz sonaba tan terrorífica… Estaba realmente asustada. No sabía cuál era el gran secreto, pero debía ser algo muy gordo, porque Isa creía tener demasiado poder.

– Has hecho y deshecho lo que has querido durante este año. Me he mantenido al margen, esperando. Pero ya se acabó la espera, ahora vuelves a ser mía.
– ¿Cómo te has enterado?
– Ya te dije que tengo oídos en todas partes. Vamos a casa, quiero que metas tu cabeza entre mis piernas y no salgas en horas. Yo sí que necesito un desahogo, y tú me lo vas a dar.

No daba crédito a lo que sucedía. Isa parecía tan amable, tan cariñosa…, estaba claro que no soy muy buena juzgando a las personas. ¿Y ese lenguaje? Me trataba como si fuera escoria o una esclava sexual. Me sentía tan sucia, corroída por algún tipo de ácido. Si seguía con aquello, tendría que acostarme con ella, y no pensaba hacerlo, me repugnaba de tal manera…

– ¿Sabes?
– Helena, me da igual lo que tengas que decirme, quiero que me folles, y no hay más que hablar.
– No pienso hacerlo.
– ¿Cómo? -su cara me estaba acojonando.
– Lo que he dicho. Voy a volver dentro, y va a ser a esa chica a la que llevaré a mi cama, no a ti. Me das asco. Sólo de pensar que ya me he acostado contigo me revuelve el estómago, y si lo hiciera una vez más, terminaría vomitando.
– Tú lo has querido.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Helena y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Olvidando la vida. Capítulo 38

  1. The hunger dice:

    Eres muy mala dejándonos con esta intriga todas las tardes! Se pone cada día más interesante, que ganas de saber! Esta claro que la que espera desespera…

  2. Madre madre madre… pero cómo lo dejas ahí chiquilla???? No me gusta nada Isa, a ver con qué nos sale… miedito me da. Deseando nuevo capítulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s