Olvidando la vida. Capítulo 33

El regreso a casa trajo consigo la dichosa cancioncilla de Adele. ¿Cómo pretendía aquella muchacha que recordara los motivos por los que la había amado si no sabía ni su nombre?
El contestador también me devolvió a Elisa, y una invitación para quedar aquella misma noche. Me apresuré a llamarla, y confirmar mi asistencia a su casa, tenía que contarle lo sucedido con Vero, quizá ella pudiera aportar algo de luz a aquel caótico comportamiento.
Después de narrarle todo lo acontecido, lo primero que recibí de ella fue una cara de circunstancias. Parecía que tampoco comprendía nada de lo que sucedía, y eso no era bueno, se supone que los psiquiatras son capaces de ver más allá de los hechos, pero estaba claro que eran tan humanos como el resto.

– No sé, Helena. Hay terapias, como la del alcoholismo, que te dicen que pedir perdón a las personas a las que has herido durante tu enfermedad, ayuda a superarla y hace que tus familiares y amigos redescubran a la persona que eras.
– ¿Crees que era una borracha?
– No, no me refiero a eso, sino a que puede ser que estuvieras intentando enmendar errores pasados.
– Creo que no tendría vida suficiente como para arreglar el desaguisado en el que involucré a Vero.
– Sobre tu comportamiento en esa época…, cuando se produce una pérdida tan grande como puede ser la de un padre, el cerebro tiende a desconectarse de los sentimientos, racionaliza en exceso, y deja a un lado cualquier sensación placentera. Lo normal es olvidar lo malo, y recordar sólo lo bueno; pero, en una situación de estrés emocional, ese dominio de los recuerdos se puede invertir, por lo que cualquier cosa que te recuerde un hecho, te dolerá. Por lo que, supongo, tendiste a aislarte de las personas de manera emotiva para no volver a sufrir una pérdida como la que viviste.
– ¿Me estás diciendo que Helena Uno se volvió una hija de puta porque no era capaz de asumir el dolor?
– Más o menos.
– No sé si sentirme aliviada o temer el recuerdo.
– Recordar no será malo. No implica que pierdas tus actuales reglas morales, sino que completarás lo aprendido este último año con las vivencias que una persona tiene, como son la de crecer, madurar, amar, sufrir.

Las explicaciones de Elisa me hicieron entender los motivos que habían hecho desarrollar los hechos, pero seguía sin estar de acuerdo con que una persona cambie de un modo tan radical. Quizá porque nunca experimenté esa pérdida, pero perder a una persona a la que se ama tanto por miedo a sufrir, no me resultaba nada lógico.
En el trabajo todos volvían a temerme, no me importaba, es más, facilitaba mucho mi tarea. No les trataba de un modo irrespetuoso, pero tampoco les daba cancha para que se crearan lazos familiares.
Volví a quedar con Tami, que se sintió algo defraudada porque había abandonado mis pantalones anchos y mis Converse. La chica con la que salía terminó con ella, más bien la dejó por un tío, escudándose en ser una heterocuriosa. Por lo visto me odiaba a muerte, y temía que yo intentara algo con Tami. ¿Cómo iba a interesarme sexualmente alguien a quién tenía en tanta estima y que consideraba mi mejor amiga?
Tami no dejó de parlotear toda la tarde sobre aquella energúmena, pero lo mínimo que podía hacer, era escucharla, aunque sólo me entraran ganas de decirle que era una gilipollas que no la merecía, y que había perdido a una persona increíble por estúpida.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Helena y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Olvidando la vida. Capítulo 33

  1. The hunger dice:

    Pese a sonar repetitiva (tremendamente..), me encanta la historia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s