Carta

A la Señora Mato.

No sé muy bien cómo expresar mi desacuerdo con su política social, pues siendo usted Ministra de Igualdad, está planteando un Proyecto de Ley que crea divisiones sociales, y no hablo de diferencias económicas, sino sexistas.
Yo soy mujer, que sea lesbiana es secundario en este aspecto, pues creo que como fémina tengo el derecho (y según su religión, la obligación de procrear), pero usted me lo está negando. Su racionamiento es tan simple como su lógica, si no hay un problema de infertilidad, la Seguridad Social no debe costearme la inseminación artificial.
Por lo que supongo que tengo tres opciones en caso de decidir tener un hijo:
– Pagarlo yo.
– Salir una noche, acostarme con un cualquiera y que la Seguridad Social me costeé las enfermedades de transmisión sexual que pudiera contraer.
– Acudir a un nuevo mercado que se creará, el de alquiler de hombres estériles, para que me acompañe al médico y éste dé su aprobación para que el procedimiento entre dentro de los estándares que usted ha decidido marcar.
No sé si sabrá que España cuenta con una cosa llama Constitución, una Carta Magna, la Ley de todas las leyes. En ella, entre los artículos protegidos (estudie un poco las competencias del Defensor del Pueblo), se encuentra uno que dice que todos somos iguales, pero usted ya me está discriminando por el simple hecho de ser mujer.
He meditado mucho las razones que han llevado a su equipo de asesores (gente con sueldos mensuales que doblan el mío anual) y a usted a tomar una decisión con tal repercusión. Supongo que sus creencias religiosas influyen en su actitud, pero no debe olvidar que muchas mujeres de su propio partido, que comulgan con las mismas premisas, se han beneficiado de nuestro sistema de salud.
Yo me pregunto si negar la procreación no será un tipo de aborto…, debería replanteárselo, porque su Iglesia está en contra.
Pero sabe lo que le digo, esto no lo escribo por mí, ya decidí hace años no traer a un niño a este mundo (por diversas razones, algunas de las cuales usted me ratifica), por lo que le pido que en mis retenciones elimine un tanto por ciento de la aportación a la Seguridad Social, no voy a pagar por Derechos que no tengo, solo faltaría; es como si me quisiera cobrar el Impuesto de Circulación sin tener vehículo.
Quiero que sepa que si esta idea suya se lleva a efecto, interpondré el correspondiente recurso de amparo (también recogido en la misma Constitución que a usted le ha concedido su cargo), y no creo que sea la única, pues muchas mujeres se sienten mujeres sin la necesidad de tener a un hombre a su lado, no hablo solo de lesbianas, hablo de todas esas personas (porque lo somos) que marcan sus pasos al caminar y que dejaron atrás,hace mucho tiempo, el permiso paterno o del marido para poder vivir su vida con plenitud.
Un apunte más, quizá si se aprobara el aborto retroactivo no tendríamos estos problemas, y su apellido no conllevaría las connotaciones que usted, Ministra de Sanidad, le está dando.
Sin otro particular se despide una MUJER.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s