Día 18

Una noche más, me vi tomando cervezas en un local lleno de mujeres ansiosas, mirándose las unas a las otras como sabrosos trozos de carne, sin disimulo alguno. Las parejas iban y venían,  no era capaz de contabilizar cuántos intercambios ocurrieron aquella noche.

Carmen y sus amigas no eran distintas del resto. Intentaban una técnica más depurada, sintiéndose más finas y arrebatadoras que las demás, pero terminaban siendo las mismas bestias sedientas de sedosos cuerpos. Es verdad que su aspecto no era para nada masculino, más bien parecían salidas de algún magazine, pero los instintos primarios continuaban siendo los mismos.

–          Chicas, siento daros una mala noticia –dijo Carmen, alzando la voz-. Yoli nos abandona. Deja el club de las solteras más cotizadas de Chueca, para convertirse en la querida de una mujer.

Todas lo lamentaron al unísono, y sus “oh” retronaron en mi cabeza, haciendo emerger de mis mejillas un sonrojo impropio de aquel ambiente. No se mencionó más el tema, cosa que me facilitó el trato con mis acompañantes.

Me lo estaba pasando bien, es verdad que por mi mente pasaba ya la imagen de Laura y de mí, paseando juntas por el Retiro. Pero he de reconocer que, por unos segundos, quise verme soltera y desmelenada en aquel nuevo mundo que se había abierto ante mis ojos.

Cuando la música se estaba apoderando completamente de mi cuerpo y el alcohol que me recorría resultaba ser agradable, una visión me sobresaltó. La mujer del bar, con Laura, riéndose, disfrutando la una de la otra. Blanca acariciaba la misma piel que horas antes estaba entre mis manos. ¿Qué hacer en una situación así? Supuse que habían roto, pero aquella escena no representaba los hechos. Me giré hacia Carmen, que también había sido testigo del jugueteo que se traían aquellas dos.

–          ¿Te vienes a dormir conmigo? –dijo mientras me miraba con cierta tristeza.

–          Yo no he hecho nada malo, no creo que sea yo quien deba esconderse –sentía una mezcla de enfado y decepción.

–          Claro que no, niña, pero sabes que estoy aquí.

Carmen había pasado de ser una compañera de trabajo a una amiga irremplazable, casi como una hermana que velaba por mí continuamente.

No podía apartar mi mirada de Blanca y de Laura. Me hacía daño, pero mi mente quería asegurarse de que la imagen no era un espejismo, de que todo lo que yo sentía, estaba cayendo lentamente a mis pies.

Al cabo de media hora, de arrumacos y besitos, por fin Laura me vio. Su mirada andaba perdida entre los distintos rostros del bar, el giro era continuo, pero su cuello se tornó nuevamente a mí cuando reconoció mi cara entre el gentío. Pareció empalidecerse por mi presencia e hizo el amago de acercarse a mí, a lo que yo respondí dándole la espalda.

Aún con mi desaire, se atrevió a poner su mano en mi hombro. Mi cuerpo se giró por inercia, sin que mi mente pudiera dominar mis músculos.

–          Hola –dijo como si no pasara nada-. No sabía que estarías por aquí.

–          Está claro que no.

–          ¿Qué te pasa? ¿Estás bien?

–          Estaré mejor cuando te apartes de mi vista –respondí dando por zanjada la conversación.

Siempre había oído que era difícil comprender a las mujeres, pensaba que era un pensamiento machista más, uno de esos que la gente toma como válidos sin saber si quiera si son ciertos, pero ese día entendí que tenían razón, las mujeres son enrevesadas, maquiavélicas e irónicas. ¿Cómo podía acercarse a mí como si la cosa no fuera con ella? Ni que fuera normal estar en un mismo día en la cama con dos mujeres distintas, al menos, para mí, no lo es.

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, Yoli y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s