Día 8

Su presencia en mi casa me abrumaba. El piso era mi refugio particular, y Laura estaba invadiéndolo por completo. Me molestaba, pero realmente agradecía que estuviera allí. Le había dejado algo de ropa, y llevaba las mismas pintas de maruja playera que yo. La estampa resultaba irónica, pues cuando apareció por la puerta estaba preciosa, llevaba un vestido de tirantes azul claro, unas sandalias y el pelo suelto, parecía sacada de la portada de alguna revista de moda. Se había vestido así para mí, y yo le había hecho un cambio de vestuario.
–    Ya sabes que me debes una cena. Esto no lo hago por cualquiera – insistió mientras sonreía.
–    Lo que quieras. Verte con esas pintas no tiene precio.
–    ¿No dejaré de ser la mujer de tus fantasías, verdad? –me encantaban sus respuestas.
–    No, claro que no. Eres y serás siempre la guapa chica que leía un libro y ni me miró.
–    Así me gusta.
Quitamos agua durante horas. Había montado una buena. Primero fregamos, luego pasamos paños secos. Puse la secadora mil veces, para poder reutilizarlos, nunca he sido de tener muchos trapos.
Parecía que todo estaba más o menos decente. Aunque tendrían que cambiar el suelo de toda la casa, pues ni mi habitación se había librado del castigo.
–    Tengo hambre. ¿Te parece si pedimos unas pizzas?
–    Llamo ahora mismo –la idea me pareció propia de una mente privilegiada.
Cuando llegó la comida, más que apreciar el delicioso sabor de la masa con el amasijo de ingredientes, la devoramos como auténticas cerdas. El hambre se había escondido bajo el agua, pero se alimentó de nosotras sin darnos cuenta. Sé que es de mala educación, pero me tuve que estirar en el sofá, no podía con mi vida. Laura hizo lo propio, sus preciosas piernas se recostaron sobre mí. Casi ni nos hablábamos y ya parecíamos una pareja.
En el momento en el que Morfeo decidió venir a visitarnos, sonó el timbre. Me levanté gruñendo, algo que le hizo demasiada gracia a mi compañera de sofá. Abrí la puerta y descubrí a la simpática de mi vecina al otro lado. Quise cerrarla, pero seguro que un monstruo como ella tiene el superpoder de encasquillar las bisagras y nunca más podría librarme de sus tonterías.
–    Tendrás que bajar a mi casa. No sabes cómo me la has dejado. Menudo estropicio. Habrás llamado al seguro, ¿no? Si es que no sé en qué piensa esta juventud, mira que dejarte el grifo abierto y que tenga que ser yo quien te lo diga -¿es que no callaba nunca?
–    Mañana vienen los del seguro. Bajaré con ellos. Buenas tardes.
Cerré la puerta con tanta fuerza que creo que mi vecina fue directamente a su casa del golpe que di.
–    ¿Te dejaste el grifo abierto?
–    Sí –la risotada no esperó mi respuesta.
–    ¿Dónde tenías la cabeza?
–    En ti, payasa. Iba a darme un baño cuando me llamaste, y luego se me olvidó. La tonta de mi vecina vino cuando estaba saliendo por la puerta.
–    Jajajaja. Vaya, y yo pensando que lo habías hecho para traerme a tu casa con algún propósito erótico.
–    Claro, destrozo mi piso para que una tía buena venga a ayudarme y lleve esas pintas. Sueño con ello cada noche –el sarcasmo no se me daba muy bien, pero esta vez creo que lo había conseguido.
Laura suspiró sin dejar de sonreír. Creo que pensó que era idiota, pero aquello le divertía.
–    Bueno, como ya está el trabajo hecho, podemos hablar. ¿Me cuentas toda la historia para que entienda algo de tu comportamiento?

Anuncios

About Remendada

No se me dan bien los idiomas, por eso escribo en clave. Estoy descubriendo Twitter, así es que si tienes algo que enseñarme, búscame http://twitter.com/#!/Sremendada
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, Yoli y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s